Rumbo a Casa

El ventilador da sus últimas vueltas sobre mi cabeza mientras pienso en la sensación de regresar a casa, mi casa.

Apagar equipo, guardar todo, firmar libro y salir... comenzar a caminar por las calles de un municipio del Valle del Cauca ya reposado en el atardecer pero sintiendo el calor en los pasos pues pese a los días y meses, uno no se acostumbra del todo (uno que no es de acá).

Un bus va para Cali, muchas motos cruzan y carros también... siendo la hora pico de la tarde es complicado conseguir el 'motoratón' que ahorre mis pasos y hasta le pongo la mano a gente que no presta el servicio de mototaxismo y me hacen cara de: 'Yo no soy'.

Estoy en Palmira, acá no me han hablado de piojos pero en otras partes sí. 
Que no se ponga el caso, guácala! o a fulana ya se los pegaron y se tuvo que motilar jajaja... A mi la verdad sólo me preocupa que el casco ajuste bien, vaya uno a saber que se accidente o lo choquen y no esté protegido en ese transporte público no oficial (y sin seguro!).

Sé que cuando por fin vea alguno va a parar media cuadra lejos de mí. 
Un pequeño trote y: 

'Mami ¿A dónde vá?'

Llegaré en moto a mi casa, pero lo mejor de todo... pasaré como cada día por uno de los mejores árboles que pueden acompañarlo a uno por plena ciudad...




EntreParadas
Luisa Fernanda Buitrago R.