Más allá de la rumba

Me emberraca llegar a algun municipio y que cuando pregunte por los lugares para conocer o visitar me digan que vaya a los bares o las discotecas.  Bueno, eso luego de decir: 

- No... aquí? mmm nada... ir al parque a dar una vuelta o al centro comercial (si es que hay).

En casi todas partes ha sucedido eso, un aletargamiento que hace que la gente no vea la riqueza cultural, natural, paisajistica, histórica y arquitectónica que le rodea. Eso hace que los pueblos no exploten de manera adecuada su sentido turístico y de nuevo ofrezcan al visitante licor, drogas y sexo.

Hace poco quise viajar a un municipio muy nombrado por las visitas que la gente hace allí. Estando en el terminal de transportes y antes de salir para allá pregunté por los sitios o planes a realizar y la respuesta fue contundente:

- ¿Allá? Ja! NADA!!!

Rehusándome a creer compré el tiquete y me fuí con la esperanza de encontrar un sitio que un joven me recomendó antes de partir:

- Vea, usted llega a la esquina y pregunta dónde queda la casa con cosas viejas, allá puede acampar por la noche y eso es muy bonito!!!

Ya a las 8 de la noche, en la famosa esquina pasó lo conocido: - Casa? allá no hay nadie eso de noche no funciona. 


Yo iba de camping y con poco dinero confiada de mi carpa, el hotel valía al menos 20 mil pesos y eso era lo que tenía para el regreso! jajaja... Miré hacia arriba, a una colinita y había una luz que dejaba ver algunas partes planas en medio de los árboles. 

Era el Colegio del pueblo, mi próximo alojamiento! Curiosamente, el lugar más alto del municipio de La Cumbre (Valle del Cauca). 




 Pude tener una hermosa vista nocturna y tremendo paisaje a la mañana siguiente.



El caso es que no había nada para hacer


No más que visitar las vías del ferrocarril,
 
La antigua estación, Montar en brujita...   














  ir a 'la chorrera'















Comer cortado,  
arroz con leche y aguapanela caliente, 


 
  

 


Ver su bonita arquitectura, y conocer la casa con cosas viejas que no era más ni menos que la 













Ésta es la prueba de por qué me emberraca que me digan que en algun lugar no hay nada para hacer!
  


EntreParadas